El pueblo de México protesta contra las políticas de Donald Trump


Ignacio Luna / Ciudad de México 

El pueblo de México ha salido a las calles para protestar contra las políticas del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de construir un muro en la frontera entre los dos países, renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las deportaciones masivas de inmigrantes. Asimismo, muchos han cuestionado la gestión llevada a cabo por parte del Gobierno de México y su presidente, Enrique Peña Nieto, al igual que la de su secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray. 

La movilización se ha enmarcado en un ambiente festivo generalizado de protesta en el que no se han destacado incidentes relevantes, y cada cual ha expresado su opinión de manera libre.

Muchas de las personas, reunidas por las dos manifestaciones convocadas por las plataformas Vibra México y Mexicanos Unidos y que han concluido en el Ángel de la Independencia, han criticado la gestión del presidente mexicano. No obstante, también han destacado muestras de oposición a la política de Trump sin cuestionar la gestión del Gobierno de México. Y es que para muchos la unidad que ha resultado de la oposición al magnate neoyorquino es el verdadero símbolo de lo que tiene que ser México de hoy en adelante.

wp-image-1783289101jpg.jpg

wp-image-1326565995jpg.jpg

wp-image-876485688jpg.jpg

wp-image-115845779jpg.jpg

wp-image-313038292jpg.jpg

wp-image-414939893jpg.jpg

wp-image-158488701jpg.jpg

wp-image-2034475854jpg.jpg

wp-image-662193154jpg.jpg

wp-image-853091446jpg.jpg

wp-image-174949455jpg.jpg

wp-image-1555319706jpg.jpg

wp-image-1187114039jpg.jpg

wp-image-648000705jpg.jpg

wp-image-517519469jpg.jpg

wp-image-1445675438jpg.jpg

wp-image-1835526762jpg.jpg

wp-image-1271959227jpg.jpg

wp-image-1555302138jpg.jpg

wp-image-1147152984jpg.jpg

Anuncios

Estados Unidos ante la posibilidad de un atentado terrorista en suelo americano


Ignacio Luna / Ciudad de México

La orden ejecutiva firmada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de impedir el acceso a los viajeros procedentes de siete países de mayoría musulmana, con el fin de fortalecer la seguridad del país, podría ser tomada como una auténtica provocación hacia grupos radicales y una seria amenaza para el país.

Expertos en seguridad internacional aseguran que el debate despertado por la Administración Trump tras la firma de la orden ejecutiva, que se salta el protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967, del que forma parte Estados Unidos, y que prohíbe discriminar por motivos de raza, religión o país de origen, sería tomada como una clara invitación a la confrontación, cabiendo esperar la posibilidad de un atentado terrorista en suelo americano.

Durante 90 días se impide la entrada al país a los ciudadanos de Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak; y la entrada total de refugiados al país. La justicia norteamericana ha paralizado el veto migratorio, aunque Trump ha asegurado que recurrirá la medida hasta el Tribunal Supremo, si así fuese necesario.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, aseguró en un comunicado que este tipo de medidas generan “ansiedad y enojo” y pueden llegar a facilitar la propaganda de las organizaciones terroristas a las que se pretende combatir.

De igual manera, los senadores demócratas estadounidenses han lanzado una carta abierta diciendo que la orden es una invitación para que grupos extremistas declaren que los Estados Unidos están en una guerra abierta contra el islam.

Muchos son los interrogantes que se están generando en la actualidad norteamericana. ¿Cómo respondería el pueblo americano ante un repugnante atentado terrorista en suelo nacional reivindicado por grupos radicales islamistas? ¿Apoyarían el discurso duro de su presidente o considerarían que dicho atentado es una respuesta a las medidas tomadas?

A pesar de las movilizaciones contrarias a la orden ejecutiva, el 49 por ciento de los estadounidenses apoya las políticas migratorias de Donald Trump, según una encuesta realizada por Reuter/Ipsos. La división interna en el país es un hecho más que evidente.