CUBA: Un embargo condenado, una vergüenza aceptada


banderacubavuelosbaratosacuba

El embargo económico, comercial y financiero que sufre la isla de Cuba por parte de los Estados Unidos se inició en el mismo año que se proclamó la Revolución Cubana, aunque no fue de manera oficial hasta el 7 de febrero de 1962, bajo la administración de John F. Kennedy.

Cuando el mundo da la espalda al pueblo cubano y se cumplen más de cincuenta años de bloqueo, los Estados Unidos de América se siguen manteniendo firmes en su posición de no transigir, enfrentándose a la presión internacional, y hasta a la contundente condena de la Asamblea General de la ONU del 13 de noviembre de 2012. Asimismo, nuevamente los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Panamá en la XXIII Cumbre Iberoamericana, hace tan solo unos días, volvieron a pedir a los Estados Unidos que pongan fin al bloqueo. Sin embargo, todas estas energías las deberían volcar para denunciar las violaciones constantes de derechos básicos de la población como la libertad de expresión, la libertad de circulación o la libertad económica.

Lo que sucede en Cuba no es tolerable y la opinión pública a través de los gobiernos legítimos del mundo entero debería presionar para poner fin a esta barbarie que ya ni siquiera tiene sustento ideológico alguno.

Más de un 70% de la población nació bajo el embargo, y para mucho es una reliquia, un remanente de la Guerra Fría. Nueve presidentes de los Estados Unidos han pasado por el Despacho Oval en todo este tiempo. Nueve distintas maneras de gestionar el conflicto que no han servido para mucho, pero que al menos no han respaldado como el resto de la comunidad internacional a un régimen represivo con un partido único que encarcela a ciudadanos por creer en la democracia o en la libertad.

El gobierno de Cuba carece de credibilidad alguna, si recientemente mintió sobre el carguero interceptado en Panamá lleno de armamento que se dirigía camuflado camino a Corea del Norte, cómo no va a mentir sobre la situación de los presos políticos que se mueren en las cárceles o la realidad de la vida en Cuba. Solo hace falta dirigir la mirada por un instante al rostro de las vejadas y perseguidas Damas de Blanco para poder dibujar esta sinrazón y advertir el dolor y el sufrimiento constante de aquellos a los que se les llama opositores y que solo luchan y defienden la libertad de una Cuba libre y con un futuro próspero.

Anuncios

Un comentario sobre “CUBA: Un embargo condenado, una vergüenza aceptada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s