La objetividad y el marketing de contenidos


Una de las principales amenazas con las que puede contar el marketing de contenidos es la propia falta de objetividad de dichos contenidos. No podemos olvidar que la creación de contenidos de calidad y útiles para los clientes tiene que servir para interesar al cliente en nuestra marca y fidelizarlo con el fin de mostrar que somos un referente y así aumentar las probabilidades de que vuelva a contratar los servicios de la marca.

Por lo tanto la objetividad es un requisito imprescindible. Si el cliente se sintiese engañado el efecto sería completamente el opuesto, pudiéndose convertir en un auténtico problema para la marca si la viralidad del asunto crece y son más los usuarios que se sienten engañados.

Publirreportajes vs Marketing de contenidos

Por otro lado, cabe destacar que son muchos los que confunden publirreportajes con marketing de contenidos. Son cosas completamente diferentes. Crear contenidos para favorecer nuestra marca no tiene por qué significar hablar de lo que nuestra empresa  lleva a cabo o lo buenos que son nuestros productos. Todo lo contrario, si seguimos esa tendencia lo único que vamos a conseguir es que nuestros contenidos dejen de interesar y el usuario se sienta traicionado por haber perdido su tiempo.

Pongamos un ejemplo. Tenemos la tarea de generar contenidos de calidad para una marca de leche, lo fácil sería hablar de lo bueno que son nuestros productos lácteos y lo mucho que contribuyen a la salud gracias a su consumo. Error. El usuario no solo quiere saber eso, incorporar esa información a nuestra web puede ser muy productivo, por ejemplo en el catálogo de productos que nuestra marca ofrezca. Sin embargo, una buena gestión del marketing de contenidos para esta marca sería crear artículos, reportajes o investigaciones de cómo la leche en sí ayuda a superar el proceso menopaúsico, como el consumo de la leche en niños ha aumentado o disminuido y las ventajas o desventajas que eso presenta, o una entrevista a un experto en medicina el cual hable de cómo la leche rica en calcio mejora el fortalecimiento de los huesos… Y claro está, citar que la elaboración de todos estos contenidos se ha llevado a cabo gracias al grupo de investigación de Leche Tuleva, referente en el sector.

Así conseguiremos interesar al cliente y atraerle a nuestra marca, siendo él en todo momento quién decide si quiere dar un paso más o no e interesarse en indagar más en nuestra leche. Los beneficios de estas acciones son muchos, porque involuntariamente ese usuario ya ha asociado ese contenido de calidad con información interesante a su marcha de leche y es muy probable que ante una situación de elección en el pasillo de lácteos, elija su marca antes que la de un competidor.

Anuncios

Ciudadanos protagonistas del Content Marketing


En este mundo de evolución y cambio el bombardeo de publicidad pierde eficacia. Los ciudadanos cansados de que la comunicación unidireccional perteneciente al que se denomina Outbound Marketing  (Marketing de salida) simplemente llegue sin opción a selección, pierde fuelle. El ciudadano ya no es un sujeto pasivo que traga por tragar. Quiere encontrar, buscar y averiguar. Y es que la importancia de las opiniones, los contenidos, las críticas y todo lo que pueda pertenecer a la imagen corporativa en la red de las empresas marcan la apuesta directa por la selección de un producto o su mero descarte.

El ciudadano ya no se contenta con entrar en la web oficial de una empresa, su perfil de Facebook y leer sus tweets. Quiere saber más. Por ello recurre a informaciones que pueda encontrar sobre un producto o un servicio en otras webs de referencia, blogs expertos, informes o guías que parezcan contar con una mejor posición objetiva.

En 2009, un estudio realizado en Estados Unidos indicó que un 56% de los 3.030 adultos estadounidenses entrevistados en una encuesta online manifestó que si tuviera que escoger una sola fuente de información, elegiría Internet, mientras que un 21% preferiría la televisión; y tanto los periódicos como la radio serían la opción de un 10% de los encuestados. Dicho estudio posiciona a los medios digitales en una posición privilegiada en cuanto a la búsqueda de información y refleja un aumento de la credibilidad en dichos medios.

Es por todo esto por lo que el Inbound Marketing (Marketing de entrada) cobra más protagonismo si cabe. El ciudadano convertido en protagonista no quiere encontrar, quiere descubrir con el fin de crear su propia opinión basada en multitud de referencias que consoliden el impulso de apostar por una marca u otra.

La juventud en el país de Nunca Jamás


Érase una vez, un lugar de cuento y fantasía en el que un grupo de niños liderados por un joven aventurero y valiente se hallaban en una mágica isla donde no podían ni querían crecer. Esta es la historia que el escocés James Matthew Barrie escribió en su obra de principios del siglo XVIII, Peter Pan. Para muchos esta historia, adaptada a diferentes géneros a lo largo de los tiempos, podría no tener ningún símil con la difícil situación que hoy en día padecen muchos jóvenes del mundo entero. Pero si lo analizamos en profundidad, podremos darnos cuenta que la ingente fuerza que los jóvenes han protagonizado en la historia reciente se debilita a una peligrosa velocidad, y las similitudes con esta historia se multiplican.

El poder reivindicativo fruto de la unión juvenil pierde empuje gracias a factores críticos como la radicalidad de unas minorías que se apropian de estas manifestaciones que día a día pierden su matiz pacifista que protagonizó revueltas en el pasado, como las de mayo del 68 en Francia y otros países europeos, las protestas estadounidenses contra la Guerra de Vietnam, o el movimiento universitario de ese mismo año en México que terminó con la matanza de numerosos jóvenes en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

El país de Nunca Jamás, es un lugar donde sus habitantes no quieren crecer, en este caso, los jóvenes de hoy obligados por la asfixia del sistema ven que su papel en la sociedad actual se ha detenido. Sus oportunidades se debilitan y sus opciones de futuro desaparecen. Ante esta situación existen dos claras vertientes, los que creen que las opciones de cambio están perdidas y optan por no poner reparo a lo que ocurre, y los que ven en la radicalidad la única vía posible. Éstos últimos, según algunos expertos, más asociados al gamberrismo que a la propia reivindicación.

La opacidad del enemigo con el que se pretende luchar en este tiempo tiene mucho que ver. No estamos hablando de impedir una guerra, oponerse a un sistema dictatorial o luchar por los derechos básicos de los trabajadores. En la actualidad, se pretende derrocar un sistema que no está claramente definido como podría ser el capitalista, o detener el poder y la manipulación de los mercados, o reprender el injusto pero legal beneficio de instituciones financieras que se llenan los bolsillos gracias al sufrimiento diario de ciudadanos, que padecen las consecuencias de una crisis que no han producido. De nada sirve querer derrocar al consejo de administración de una entidad bancaria cuando lo que en realidad se denuncia es el conjunto de un sistema global que castiga a los que menos culpa tienen. Es por ello, por lo que la transformación global parece algo imposible de alcanzar.

En el país de Nunca Jamás además de niños que no pueden crecer se dan otro tipo de seres. No sería muy difícil poder asociar a los temibles piratas como el Capitán Garfio y los salvajes indios con el actual sistema capitalista en el que grandes empresas y unas pocas personas controlan la mayor parte de la propiedad, incluyendo los activos capitales de terrenos, fábricas, dinero o acciones de bolsa.

También encontramos el personaje de Campanilla, que es el hada quien recogió y crió a Peter Pan. Es muy celosa, vanidosa y principalmente protectora. Podríamos compararla con el papel que hoy día juegan algunas religiones. El conjunto de creencias de cada ciudadano en el mundo, podría ser una virtud individual que enriqueciese el mundo a través del respeto. Sin embargo, al igual que Campanilla, que al ser tan pequeña solo tiene espacio para un sentimiento, las religiones en vez de optar por un sentimiento integrador en favor de la paz, la tolerancia y el respeto, prefieren optar por el odio al diferente.

El mundo actual solo presenta dos caminos, el de la sumisión o el radicalismo. Pero no hay que olvidar que pretender reformar total o parcialmente el orden político, científico, moral o religioso a través del modo extremo quizás solo puede generar que el mal sea mayor. El Capitán Garfio perdió su mano tras el certero mordisco de un cocodrilo, una amputación que solo consiguió que éste remplazara su extremidad por un puntiagudo y afilado garfio de hierro, más letal y mortífero que su anterior miembro.