Zapatero se marcha sin pagar la cuenta


Poco importa si el candidato a la próximas elecciones generales de 2012 por el PSOE se llamará Adolfo o Carmen. Poco importa porque, por suerte o por desgracia, el Partido Socialista sufrirá una grave derrota. Una derrota histórica y muy dura.

Es verdad que ahora mismo el presidente Zapatero es un autentico lastre. Sin embargo, en un gesto de honradez política Zapatero debería haberse hundido con su barco. Ha sido cobarde. No ha querido pasar a la historia como un presidente perdedor, al menos en lo que a elecciones generales se refiere. Y en un ejercicio de cinismo ha dejado que sean otros los que se ‘ahoguen’ y paguen los errores que él mismo ha cometido.

Anuncios