España, el país de la desproporción


Lo que ha pasado esta semana con el ‘caso Telefónica’, no es más que otro claro ejemplo de lo que sucede cada día en este país. La empresa de telefonía más importante de España ha decidido premiar a sus directivos con 450 millones de euros en acciones al tiempo que ha anunciado que durante los próximos tres años recortará su plantilla en un 20% en todo el territorio nacional. Parece que para algunos la crisis se ha convertido en el mayor negocio de la historia. La escusa perfecta para abaratar despidos, recortar pensiones, eliminar derechos… Una total desfachatez, sin control absoluto por parte de los gobernantes que olvidan para quien deberían trabajar y se mantienen simplemente al servicio de las multinacionales. Aquellas que aquel día que el chollo de la política se termine les darán trabajo como consejeros, asesores… Con salarios absurdamente desproporcionados.

Anuncios

Zapatero se marcha sin pagar la cuenta


Poco importa si el candidato a la próximas elecciones generales de 2012 por el PSOE se llamará Adolfo o Carmen. Poco importa porque, por suerte o por desgracia, el Partido Socialista sufrirá una grave derrota. Una derrota histórica y muy dura.

Es verdad que ahora mismo el presidente Zapatero es un autentico lastre. Sin embargo, en un gesto de honradez política Zapatero debería haberse hundido con su barco. Ha sido cobarde. No ha querido pasar a la historia como un presidente perdedor, al menos en lo que a elecciones generales se refiere. Y en un ejercicio de cinismo ha dejado que sean otros los que se ‘ahoguen’ y paguen los errores que él mismo ha cometido.