Una nueva ley que puede quedar en humo


Tras la tormenta siempre llega la calma y eso es lo que volverá a suceder con la aplicación de la nueva ley antitabaco que restringe por completo el fumar en sitios públicos desde el día 2 de enero. Sin embargo, la picaresca española va por delante de cualquier norma. Por lo que hecha la ley, hecha la trampa. Entre las restricciones de la nueva normativa el punto más conflictivo parece ser aquel que prohíbe fumar en bares, restaurantes y lugares de ocio. Algunos de los gerentes de estos locales ya han mostrado su rebeldía porque creen que la norma perjudica gravemente a su negocio. Por lo que se encuentran en plena búsqueda de alternativas. Las terrazas es una de ellas. La tradición ‘terracera’, antes solo acotada por la buena climatología estival ahora será permanente, y es que el clima no será jamás un impedimento para que muchos establecimientos de restauración saquen a la calle todo su arsenal gastronómico. Hay que dar solución a aquellos que con su cigarro dicen disfrutar más de su filete. Por otro lado, las discotecas y demás lugares de ocio ya han comenzado a crear los denominados ‘clubes de fumadores’, un espacio sin actividad comercial y con una serie de condiciones de ventilación en el que podrán habitar los amantes del humo. No obstante, la legislación en este aspecto se presenta algo confusa y ambigua.

La anterior ley antitabaco de 2006  comenzó, por igual, llena de restricciones que se fueron difuminando con el paso de los meses. En un principio la ley distinguía entre zonas en las que estaba totalmente prohibido fumar, y espacios en los que se podía fumar si se habilitaba una sala especial de fumadores. Dichas salas tenían que estar separadas por cortinas de aire, estar acristaladas y señalizadas. Con el paso de los meses, no era difícil entrar en una discoteca y poder fumar en todas sus estancias. Las comunidades autónomas  responsables de vigilar el cumplimiento de dicha ley tuvieron además la competencia para el desarrollo normativo. Por lo que algunas comunidades como Islas Baleares, Madrid, Valencia o La Rioja, plantearon normas propias que la suavizaron o no crearon una normativa de aplicación, régimen de inspecciones o régimen sancionador, lo que llevó a no fomentar desde los poderes públicos el cumplimiento de la ley. Es por ello, por lo que no será muy difícil ver como previsiblemente esta nueva norma, tan restrictiva y polémica en estos primeros días, no se quede en poco más que humo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s